Te contamos algunas recomendaciones para ayudarte a elegir lo que necesitarás para tu bebé:

Compra poca ropita de talles pequeños y más ropita de talles grandes ya que, a menos que tu hijo nazca prematuramente o que sea muy pequeñito, es probable que la talla de recién nacido le quede chica en pocos días. Necesitarás un par de prendas algo más pequeñas para vestir a tu bebé durante los primeros días, en lo que se refiere al resto del vestuario, es mejor comprar tallas grandes. A tu hijito no le importará llevar prendas un poco holgadas durante unos cuantos días.
Asegúrate de que el cierre de las entrepiernas se abra y se cierre fácilmente para poder cambiarle los pañales cómodamente.
Evita cualquier prenda que le apriete a tu hijo en el cuello, los brazos o las piernas. Estas prendas no sólo pueden ser peligrosas sino que, además, resultan muy incómodas.
Lee las instrucciones para lavar de las prendas. La ropa de un niño de cualquier edad debe ser fácil de lavar y apenas requerir planchado. Lávalas con un jabón especial para ropa delicada.
No le pongas zapatos a un recién nacido. No los necesitará sino hasta que empiece a andar. Si se los pones antes, podrías interferir en el proceso de crecimiento de los pies. Ocurre exactamente lo mismo con los calcetines y los pijamas con pies demasiado pequeños que se le dejan durante demasiado tiempo.